Con inmensa alegría los redentoristas nos alegramos por su elección y oramos, al Redentor,  por su misión en este nuevo tiempo de la Iglesia.