El pasado viernes 27 de noviembre, en Medellín fue intervenido quirúrgicamente el cohermano Antonio María Chaparro Jerez y se encuentra en el inicio de una larga convalecencia. La operación se hizo por problemas en dos tendones del hombro y en el “manguito rotador”. Deberá permanecer un mes en absoluto reposo y otros tres meses sin trabajar. Hasta el momento han sido muchos los dolores y poca la capacidad para conciliar el sueño. Lo encomendamos al Señor y le deseamos pronta y satisfactoria recuperación.