Hoy viernes 11 de enero de 2019, a las 10.10 de la noche, en la Clínica Bucaramanga, de la misma ciudad, ha partido de regreso a la Casa del Padre nuestro cohermano y prelado Arcadio Bernal Supelano.

Vivió en la Casa Mantilla los últimos años. Tuvo que luchar contra sus enfermedades varios lustros, pero siempre mantuvo su firmeza, su espíritu piadoso y su sentido del humor que no le faltó. En su computador siempre trabajó arduamente en colaboraciones para diferentes publicaciones para los Medios de Comunicación Social.

El extinto obispo nació en Zipaquirá el 28 de noviembre de 1934, hizo su profesión religiosa el 22 de agosto de 1952, fue ordenado presbítero el 11 de enero de 1959 y obispo el 15 de abril de 1978.

Fue profesor, provincial y como obispo prestó sus servicios al entonces Vicariato Apostólico de Sibundoy, a la diócesis de Arauca y finalmente a la diócesis del Líbano-Honda donde tuvo que renunciar por enfermedad.

El Superior Provincial, Pbro. Luis Carlos Jaime Murillo y Consejo, los hermanos y presbíteros de la Provincia de Bogotá, expresamos nuestra admiración por la personalidad del Señor Obispo Arcadio, lo mismo que por su fe, sencillez y desprendimiento. Hacemos llegar nuestro saludo a la familia y a todo el episcopado colombiano.