La Cuaresma, preparación a la Pascua, es quizás el mejor momento para renovar nuestra vida a la luz de la Oración y la Palabra. En la oración, la invitación de Jesús a la conversión resuena en el corazón de cada hombre y de cada mujer que se deja transformar por el amor misericordioso de Dios. La Cuaresma, aunque sin perder su caracter penitencial, es también una fiesta del encuentro del Padre Misericordioso con el hijo pródigo (Lc 15).

San Alfonso decía que “quien ora se salva”.  Él es conocido como el “Doctor de la oración”. Entre su extensa obra (más de 111 escritos) se encuentran varios libros dedicados a la oración: “Visitas al Santísimo Sacramento y a María santísima”, “El gran medio de la oración”, “”El trato familiar con Dios”, etc. Insiste también en la oración mental como aquella que puede lograr una verdadera y auténtica transformación.

Por este motivo y, como parte de este tiempo de preparación a celebrar el gran Misterio de nuestra fe, los invitamos a seguir las “Meditaciones bíblicas de san Alfonso María de Liguori” editadas por el P. Noel Londoño tituladas bajo el nombre “Nuestra oración de cada día”.

Introducción

1. El amor de Dios no tiene medida.

 2. Dios quiere ser tratado con confianza 

3. La gloria de Dios es nuestra felicidad 

_________________________________________________________________________

  © P. Noel Londoño, CSsR. Nuestra oración de cada día. Misionero Redentorista de la Provincia de Bogotá