Misiones Itinerantes

San Alfonso quería que sus compañeros fueran predicadores itinerantes de la Palabra de Dios. En la actualidad, esa inspiración primitiva se lleva a cabo a través de misioneros que visitan parroquias durante una semana o más, predicando Misiones Populares: una serie de sermones en los se invita a la gente a un amor más profundo a Dios y a una práctica más perfecta de la vida cristiana. Además de la predicación, el programa de la misión parroquial puede constar de devociones especiales, de visitas a las familias, especialmente a los enfermos, de orientación y dirección espiritual, poniendo especial énfasis, ante todo, en el sacramento de la reconciliación.

 Los misioneros redentoristas predicamos también triduos y novenas como preparación a fiestas especiales así como retiros a laicos, sacerdotes y religiosos/as. San Alfonso insistía en que la predicación de los Redentorista fuera sencilla y fácil de comprender a fin de hacer accesibles a todas las personas sin distinción de condición social, cultural o de formación los profundos misterios de la fe.

 Leer más: Misiones Populares

Estaciones Misioneras

El tránsito de una sociedad rural a una sociedad urbana, en América Latina, ha llevado a la conformación de grandes sectores de población en los que la Iglesia no ha llegado como instrumento de salvación.

 En estos sectores, con frecuencia, no hay estructuras parroquiales que permitan realizar misiones itinerantes, del estilo conocido tradicionalmente como  Misiones parroquiales. Se necesita otra metodología, otro estilo de acción extraordinaria. Las estaciones misioneras asumen una zona pastoral: una parroquia o una vicaria parroquial. Se trata de una itinerancia más prolongada (sigue siendo itinerancia, porque el equipo misionero no se establece allí indefinidamente), que requiere de varios años de proyecto misionero, hasta crear las estructuras eclesiales necesarias. El objetivo pastoral es crear la «comunidad eclesial».

 Leer más: Estaciones misioneras

Parroquias Misioneras

Los misioneros redentoristas trabajamos también en parroquias u otras estructuras de tipo parroquial. Las parroquias dirigidas por Redentoristas pueden encontrarse tanto en ciudades pequeñas como también en grandes lugares y en vastas zonas rurales. Generalmente, los Redentoristas aceptamos parroquias donde la diócesis local no alcanza a prestar una adecuada atención pastoral. El apostolado parroquial incluye la predicación, la enseñanza, disponibilidad para prestar consejo, la celebración de fiestas litúrgicas y de los sacramentos, visitas a enfermos y asistencia social. Además de ejercer el ministerio parroquial ordinario, los sacerdotes y los hermanos redentoristas muestran siempre un ardiente celo por los indiferentes y los más alejados de la Iglesia.

 Leer más: Parroquias misioneras

Misiones en Santuarios

Los Redentoristas tenemos la extraordinaria oportunidad de ejercer la pastoral en iglesias, santuarios y lugares tradicionales de peregrinación. Algunos de estos lugares atraen a miles de peregrinos al año; esto sucede, por ejemplo, en El Señor de los Milagros en Buga y en el Milagroso de Bogotá. Los santuarios dirigidos por Redentoristas mantienen un fuerte vínculo con el pueblo. Esta forma de actividad misionera nnos permite a los Redentoristas llegar hasta millares de personas sobre todo a través de la predicación y de la celebración de los sacramentos de la reconciliación y de la eucaristía. En estos mismos santuarios se ofrecen también frecuentemente servicios pastorales tales como formación catequética, prestación de consejo, dirección espiritual y asistencia social. Para acoger adecuadamente a los peregrinos, los Redentoristas trabajamos en eficaz colaboración con numerosos laicos.

 Leer más: Santuarios redentoristas en Colombia