Los Redentoristas tenemos la extraordinaria oportunidad de ejercer la pastoral en iglesias, santuarios y lugares tradicionales de peregrinación. Algunos de estos lugares atraen a miles de peregrinos al año; esto sucede, por ejemplo, en El Señor de los Milagros en Buga y en el Milagroso de Bogotá. Los santuarios dirigidos por Redentoristas mantienen un fuerte vínculo con el pueblo. Esta forma de actividad misionera nos permite a los Redentoristas llegar hasta millares de personas sobre todo a través de la predicación y de la celebración de los sacramentos de la reconciliación y de la eucaristía. En estos mismos santuarios se ofrecen también frecuentemente servicios pastorales tales como formación catequética, prestación de consejo, dirección espiritual y asistencia social. Para acoger adecuadamente a los peregrinos, los Redentoristas trabajamos en eficaz colaboración con numerosos laicos.

 Basílica del Señor de los Milagros –Buga

 La primera idea de fundación ocurrió en el año 1882, cuando Mons. Carlos Bermúdez solicitó al Visitador de los redentoristas en el Ecuador, P. Juan Pedro Didier, una fundación de la Congregación en la ciudad de Buga. Al año siguiente llegó el P. Aufdereggen para tratar el asunto de la fundación.

 Las personas que toman la iniciativa de traer los redentoristas a Colombia son: Mons. Carlos Bermúdez, obispo de Popayán, quien los conoció en Chile durante su destierro; el sacerdote Severo González, arcipreste de Cali y  una anciana de familia distinguida de Buga, doña Gabriela Sarmiento.

 El 20 de agosto de 1884 llegó a Buga el primer grupo de redentoristas. Eran ellos: los sacerdotes: Alfonso París, Pedro Klam, José Leitner, Antonio Bartolomé Rodríguez, y los hermanos coadjutores: Gabriel (José) Doyen y Álvaro Tornero.

 El Señor de los Milagros en Bogotá.