Esta tarde, vísperas del inicio de la Semana Mayor, sábado 24 de marzo de 2018, a las 4.45 recibíamos la noticia del superior-animador de la Casa Mantilla, Pbro. Gabriel Pérez, de la partida de nuestro cohermano Ignacio Antonio Galindo Moreno.

Nuestro extinto misionero redentorista nació en Soracá, Boyacá, el 29 de octubre de 1929. Hizo sus votos religiosos el 22 de agosto de 1952 y su ordenación como presbítero el 11 de enero de 1959.

Ignacio Antonio se distinguió por su inteligencia creativa, su pedagogía para la predicación la cual le valió un premio nacional de catequesis, fue comprometido con los pobres, coherente y amó sobremanera la Congregación pues en momentos difíciles solía decir: “yo profesé para quedarme y no para irme“. Alcanzó a estar pocos meses en la Casa Mantilla pues su cuerpo no le respondía; su cabeza, no obstante, siempre estuvo brillante. Pedía que lo despertaran a las 3 a.m. para arreglarse y trabajar no fuera que le cogiera el día.

La fotografía que tomó el director de las TIC corresponde al 5 de enero de este año 2018.

Descanse en paz e interceda para que sigamos su ejemplo y su perseverancia hasta la muerte.