En el día de hoy murió la hermana Jacinta, brasileña, de las primeras fundadoras del Monasterio de Buga. Había sufrido un paro cardíaco y hoy partió a la Casa del Padre. Fue superiora varios años, muy activa, preocupada por su vida cristiana religiosa y por el tema del bienestar de las hermanas. De ella podemos decir que “lo dejó todo”: su Patria, su familia e incluso sus hermanas de nacionalidad. Es un ejemplo para los que vivimos la vida consagrada. Paz en su tumba. Descanse en paz.

El Superior Provincial, su Consejo, los hermanos y presbíteros de la Provincia de Bogotá nos unimos en oración y en solidaridad con nuestras hermanas por esta pérdida y por esta nueva intercesora. Descanse en paz.

Una religiosa que la conocía muy bien, la Hna. Nataly, escribe sobre ella:

HERMANA JACINTICA: “LA PEQUEÑA GIGANTE”  COMO LA LLAMÁBAMOS CARIÑOSAMENTE: JACINTICA.

EN LOS TREINTA AÑOS DE HISTORIA VIVIDA EN COLOMBIA, Y EN DONDE COMPARTÍ DE UNA MANERA MUY CERCANA, PUEDO DAR TESTIMONIO DE CÓMO ELLA ERA.  JACINTICA TENIA UN CORAZÓN MUY GRANDE, ERA MUY GENEROSA, SIEMPRE DISPUESTA PARA AYUDAR EN TODO, ADEMÁS ,  ERA MUY SENSIBLE.

CUANDO LLEGAMOS A COLOMBIA, ELLA VENIA DESIGNADA POR LA COMUNIDAD DEL BRASIL COMO FUNDADORA, CARGO QUE LE COSTÓ MUCHO, DEBIDO A SU SENSIBILIDAD.  AL POCO TIEMPO DE LLEGAR A ESTE PAÍS, SU MAMÁ FALLECIÓ Y A ELLA LE FUE IMPOSIBLE IR. UNOS AÑOS MAS TARDE, SU PAPÁ SE ENFERMÓ, LA LLAMABA POR TELÉFONO DICIÉNDOLE QUE QUERÍA VERLA, PERO TAMPOCO PUDO IR A VERLO, ELLA SUFRÍA MUCHO, Y NOSOTRAS LA ACOMPAÑÁBAMOS INTENTANDO DARLE ANIMO, AYUDÁNDOLE A CARGAR LA CRUZ.

SIEMPRE ESTABA CON LA COMUNIDAD, COMPARTIENDO EN LOS MOMENTOS FELICES Y TAMBIÉN EN LOS DIFÍCILES, LO NORMAL DE LA VIDA. NO LE GUSTABA IR DONDE EL MÉDICO, CUANDO TENÍA UNA CITA MEDICA, DEJÁBAMOS PARA AVISARLE HASTA ÚLTIMO MOMENTO, PARA QUE NO SE PUSIERA BRAVA. LUCHAMOS MUCHO POR ESTA FUNDACIÓN, EN LA ETERNIDAD SABREMOS TODO.

EL MONASTERIO ESTÁ LLENO DE SUS RECUERDOS, NO HAY UN RINCONCITO QUE NO HABLE DE ELLA, DESDE LAS MATAS, HASTA LOS PAJARITOS. PARA MI FUE UNA GRAN HERMANA, AMIGA Y CONFIDENTE. LOS PADRES SIEMPRE HAN SIDO MUY ATENTOS CON NOSOTRAS, NUNCA PODREMOS AGRADECERLES LO SUFICIENTE.

VOLUNTAD DE DIOS, PARAÍSO MIO. QUERIDA HERMANA JACINTICA: NUEVO SOL BRILLÓ, LA VIDA SUPERÓ, DOLOR Y MUERTE, TODO LO DEMÁS. NUESTRA MIRADA SE ABRIÓ, DIOS MISMO SE ENCARGÓ, DE GUIARLA POR LA MANO ASÍ. EL DIOS DEL AMOR JAMÁS NOS ABANDONA, Y EN SU FUERZA SALVADORA, JESÚS RESUCITÓ.

MONASTERIO INMACULADA CONCEPCIÓN

HERMANA NATALY

ABRIL 23 DE 2018