Dentro de la inmensa tarea que tiene el Provincial, no puede darse el lujo de dejar asuntos empezados, es el caso de las visitas canónicas, por muchas razones no fue posible hacer en meses anteriores la visita canónica a Maracaibo, Venezuela; del 6 al 7 pudo concretarse. El superior-animador Provincial estuvo acompañado de su vicario, el presbítero Laureano Hurtado Castaño.

La presencia colombiana en Maracaibo está desde 1995. Las cosas han cambiado muchísimo hasta la fecha por la situación política del chavismo, ahora reinante en el liderazgo de Nicolás Maduro. Actualmente la situación económica y social no es fácil; la inseguridad reina por todas partes. Esto tiene mucho que ver con el trabajo de los cohermanos y las limitaciones que se tienen. Por la pobreza y la situación insegura de nuestros hermanos venezolanos, este trabajo es ciertamente muy redentorista.

Miguel Ángel, Gilberto y Gabriel hacen presencia en la escuela, en una capilla, en las funerarias y por supuesto en casa. Se ha pensado en fortalecer esta comunidad desde la URNALC, con aportes de varios cohermanos de las (vice) provincias; esto es apenas un proyecto.

Se destaca el trabajo abnegado de los cohermanos, las buenas relaciones con la viceprovincia de Caracas, el laicado es muy vivo, colabora en todos los campos de la vida parroquial. Se hizo una reunión con los quince empleados de la escuela. No faltaron las reuniones con la Comunidad. Se ve la necesidad de rotar el personal.

Los cohermanos Jorge Gómez y Laureano Hurtado agradecen a la Comunidad de Maracaibo, a los laicos y grupos apostólicos las atenciones recibidas y la disponibilidad para la visita canónica.

maracaibo-1 maracaibo-2 maracaibo-3