Noticias

FAMILIA, SÉ LO QUE ERES:  LA PRIMERA ESCUELA.

FAMILIA, SÉ LO QUE ERES: LA PRIMERA ESCUELA.

By Redentoristas Colombia in Sin categoría publicado junio 8, 2020

P.  José Silvio Boterio G., C.Ss.R.

La Declaración del Concilio Vaticano II ‘Gravíssimum educationis’ sobre la educación cristiana de la juventud afirmaba: “es deber de los padres  crear un ambiente de familia animado por el amor, por la piedad hacia Dios y hacia los hombres, que favorezca la educación íntegra personal y social de los hijos. La familia es, por tanto, la primera escuela de las virtudes sociales, que todas las sociedades necesitan” (n. 3).

Hay un hecho significativo: los educadores, por el comportamiento bueno o malo de los niños en la escuela, sin conocer a los padres, ya se hacen una idea de la calidad de los padres; es decir, que los niños revelan en la escuela el tipo de formación que reciben de sus papás.

A este respecto existe una anécdota interesante: un niño de 4 años cada día despedía al papá desde el balcón de la  casa; se sorprendía positivamente al ver que el taxista se descubría la cabeza ante este señor y le abría la portezuela con mucho respeto: por la tarde cuando regresaba a casa este papá, en la alcoba de los esposos se arrodillaba y comenzaba a dialogar con un Señor que el niño no conocía; el niño se admiraba de que su papá, siendo un señor tan respetable para los demás, ahora se postra ante otro Señor; quién será este Señor, se preguntaba, pero no acaba de salir de la sorpresa cuando veía que la mamá con el gremial de casa se sentaba en la cama junto al esposo a conversar con aquel Señor. Así aquel niño descubrió que Dios es un ser muy grande, muy importante, pero también muy bueno.

Los niños intuyen en la persona de papá y de mamá a un ser superior: muy poderoso y fuerte, pero también un ser muy amable y tierno. Con razón que el Concilio Vaticano II destaque la figura de los padres como los primeros educadores de los niños con el ejemplo y la palabra. En la familia se aprende a amar, a saludar, a dar las gracias, a pedir perdón, a ser acogedor: en familia se aprende a cultivar las virtudes sociales y cristianas.