Noticias

NOVENA A SAN ALFONSO: DÍA 7

NOVENA A SAN ALFONSO: DÍA 7

By Redentoristas Colombia in Sin categoría publicado julio 29, 2020

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

  1. ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Señor Jesús, que a ejemplo de San Alfonso nos has enviado a proclamar la alegría de tu Evangelio y has prometido permanecer siempre con nosotros. Mira a tu Iglesia y derrama los dones de tu abundante redención, para que podamos ofrecer un servicio más auténtico en la misión.

Quédate con nosotros, Señor, para que te amemos en el misterio de tu encarnación en el pesebre, en tu caridad en la Eucaristía, en el sacrificio redentor de tu cruz y en la experiencia pascual de tu resurrección. Al igual que San Alfonso queremos ser sal y luz, para dar una respuesta de amor a las esperanzas del mundo herido.

San Alfonso amigo de los pobres, que tu testimonio nos estimule al ritmo del Evangelio de Cristo como Iglesia que sale a las periferias geográficas, sociales y existenciales. Madre del Perpetuo Socorro, concédenos amar a Dios siempre en nuestros hermanos, para que avancemos en el camino de la verdad y de la justicia. Amén.

2. REFLEXIÓN

Del Evangelio según San Marcos (Mt 10, 17 – 22)

Cuando se puso en camino, llegó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó:

   —Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar vida eterna?

  Jesús le respondió:

   —¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno fuera de Dios. Conoces los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no jurarás en falso, no defraudarás; honra a tu padre y a tu madre.

  Él le contestó:

   —Maestro, todo eso lo he cumplido desde la adolescencia.

  Jesús lo miró con cariño y le dijo:

   —Una cosa te falta: ve, vende cuanto tienes y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; después sígueme.

  Ante estas palabras, se llenó de pena y se marchó triste; porque era muy rico.

Palabra del Señor

 

San Alfonso y los jóvenes

 El contexto juvenil de la época que vivió San Alfonso está determinado por dos factores: el de los jóvenes pobres, que vivían en los suburbios de Nápoles, sumada a la escasa enseñanza básica (gramática, ciencias, matemáticas) se añadía la parca espiritualidad acentuada en presupuestos rigoristas y supersticiosos. En el segundo escenario estaba la realidad que tenía la juventud noble, influenciada por el “Enciclopedismo Francés” y la floreciente Ilustración, que pregonaba los principios de la razón y por ende asentaba la incredulidad en la vida espiritual. En esta línea san Alfonso escribe:

“Estas plantas (los jóvenes) deben cultivarse.  El mayor bien y el mayor mal en la ciudad y en las provincias no depende más que de la juventud”.

Asimismo, se puede intuir que varios miembros de las “Capillas del atardecer” eran jóvenes y quizás algunos pastores (cabreros) de Scala oscilaban en una edad de quince a veinticinco años; del mismo modo la misión predicada por San Alfonso daba cabida a la población juvenil. Igualmente siendo obispo aprovechaba la oportunidad de dirigirse a los jóvenes, a quienes insistía el amor a Jesús y María.

Referente a lo anterior, Tannoia describe la posición de San Alfonso en los siguientes términos:

“Alfonso no quería que sus misiones fueran humo de paja”, por eso en los lugares más poblados organizaba diversas fraternidades. Sacerdotes, artesanos, (…) jóvenes. De igual manera sostenía que la comunión de los jóvenes reviste a la misión de un carácter festivo inolvidable”.

 No solamente Alfonso se dirigió en correspondencia a los jóvenes seminaristas y sacerdotes, también la empleó para jóvenes ajenos a la vida consagrada, una muestra de esto es una carta dirigida a sus sobrinos, que eran estudiantes en Nápoles:

Temen a Dios como Señor, pero ámenlo aún más como padre. ¡Padre nombre bien dulce que le dan todos los días en el Padrenuestro! Sí, Dios es un Padre; ámenlo con ternura. Él es padre, y ¡qué padre! Su bondad, su dulzura, su amor, su ternura, su benevolencia, su misericordia son otros tantos títulos que deben movernos a amarlo con un tierno y filial reconocimiento. Felices ustedes si lo aman sinceramente desde los años juveniles (…)

3. GOZOS.

DE ALFONSO LAS VIRTUDES Y GLORIAS CELEBREMOS Y HUMILDES INVOQUEMOS SU CELESTIAL PODER.

Lumbrera de la Iglesia,

derramas luz de ciencia,

ilustras la conciencia de justo y pecador.

DE ALFONSO LAS VIRTUDES…

 

Jesús en el pesebre,

Jesús en el calvario,

Jesús en el sagrario

fue tu dulce pensar

DE ALFONSO LAS VIRTUDES…

Por la celeste Reina,

tu corazón ardía;

tu pluma docta y pía

sus glorias ensalzó.

DE ALFONSO LAS VIRTUDES…

 

4.ORACIÓN FINAL

 Glorioso San Alfonso que amaste a Dios, a María Santísima y al prójimo, e impulsado por este sentimiento anunciaste la abundante redención en tus escritos, misiones y trabajos, enciende en nuestra comunidad la gracia de amar y seguir tus pasos en el anuncio de la Buena Nueva que transforma nuestra sociedad.

Tú que, movido por el Espíritu Santo, no dudaste en proclamar el Evangelio del Señor, te pedimos que intercedas por nosotros, a fin de vivir solidariamente nuestras dificultades y confiar más intensamente en la misericordia del Padre y en su voluntad para con nosotros. Amén.