Noticias

NOVENA A SAN ALFONSO: DÍA 8

NOVENA A SAN ALFONSO: DÍA 8

By Redentoristas Colombia in Sin categoría publicado julio 30, 2020

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

1. ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Señor Jesús, que a ejemplo de San Alfonso nos has enviado a proclamar la alegría de tu Evangelio y has prometido permanecer siempre con nosotros. Mira a tu Iglesia y derrama los dones de tu abundante redención, para que podamos ofrecer un servicio más auténtico en la misión.

Quédate con nosotros, Señor, para que te amemos en el misterio de tu encarnación en el pesebre, en tu caridad en la Eucaristía, en el sacrificio redentor de tu cruz y en la experiencia pascual de tu resurrección. Al igual que San Alfonso queremos ser sal y luz, para dar una respuesta de amor a las esperanzas del mundo herido.

San Alfonso amigo de los pobres, que tu testimonio nos estimule al ritmo del Evangelio de Cristo como Iglesia que sale a las periferias geográficas, sociales y existenciales. Madre del Perpetuo Socorro, concédenos amar a Dios siempre en nuestros hermanos, para que avancemos en el camino de la verdad y de la justicia. Amén.

2. REFLEXIÓN

Del Evangelio según San Mateo (Mt 6, 19 – 23)

Jesús dijo a sus discípulos:

No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones perforan las paredes y los roban. Acumulen, en cambio, tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que los consuma, ni ladrones que perforen y roben. Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón.

La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará iluminado. Pero si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Si la luz que hay en ti se oscurece, ¡cuánta oscuridad habrá!

Palabra del Señor

 

San Alfonso y la formación de la conciencia

Alfonso no es solo el autor de la “Teología Moral”, también es el abogado de la conciencia, el defensor de los pobres; el proceso que tuvo que pasar para construir su obra, comienza desde el estudio de las leyes cuando era abogado, posteriormente la formación en el Seminario. Pero el contacto con los pobres y marginados de la sociedad de la época, fue creando poco a poco en el pensamiento Alfonsino lo motivó a una reflexión teológica conforme a los signos de su período, el diseñar un sistema moral, que no cayera en los errores de la época: el relajado y soñoliento laxismo; el rígido y estricto Jansenismo.

El temor de los pobres a acercarse al sacramento de la Reconciliación fue uno de los motivos, que ayudó a este santo a emprender la tarea de consolidar bases para la buena práctica de la confesión y la conciencia, advirtiendo que el rigorismo expuesto en el Jansenismo, era exigente y no motivaba la conversión sino la condenación de los seres humanos. Uno de sus grandes aportes, es la propuesta del equiprobabilismo, que según algunos teólogos, es el justo medio entre el probabilismo y las propuestas laxas.

Alfonso fue un genio en su tiempo, el pedagogo de la misericordia, enseñó a colegas y superiores, a intelectuales y místicos; la comprensión más clara de los hechos y palabras de Jesús de Nazaret, quien señala a Dios como “Abba”, es decir padre y no como un juez implacable y severo como lo pintaban los rigoristas. La Teología Moral es fruto de años de estudio, de más de diez horas diarias; especialmente su experiencia pastoral entre los marginados de los campos del reino de Nápoles.

3. GOZOS.

DE ALFONSO LAS VIRTUDES Y GLORIAS CELEBREMOS Y HUMILDES INVOQUEMOS SU CELESTIAL PODER.

Lumbrera de la Iglesia,

derramas luz de ciencia,

ilustras la conciencia de justo y pecador.

DE ALFONSO LAS VIRTUDES…

 

Jesús en el pesebre,

Jesús en el calvario,

Jesús en el sagrario

fue tu dulce pensar

DE ALFONSO LAS VIRTUDES…

Por la celeste Reina,

tu corazón ardía;

tu pluma docta y pía

sus glorias ensalzó.

DE ALFONSO LAS VIRTUDES…

 

4.ORACIÓN FINAL

 Glorioso San Alfonso que amaste a Dios, a María Santísima y al prójimo, e impulsado por este sentimiento anunciaste la abundante redención en tus escritos, misiones y trabajos, enciende en nuestra comunidad la gracia de amar y seguir tus pasos en el anuncio de la Buena Nueva que transforma nuestra sociedad.

Tú que, movido por el Espíritu Santo, no dudaste en proclamar el Evangelio del Señor, te pedimos que intercedas por nosotros, a fin de vivir solidariamente nuestras dificultades y confiar más intensamente en la misericordia del Padre y en su voluntad para con nosotros. Amén.