Autor: Redentoristas Colombia

RENOVACIÓN DE VOTOS RELIGIOSOS Y MINISTERIOS LITÚRGICOS

RENOVACIÓN DE VOTOS RELIGIOSOS Y MINISTERIOS LITÚRGICOS

publicado noviembre 21, 2020

Los Misioneros Redentoristas de Colombia nos alegramos por la renovación de votos religiosos y recepción de ministerios de los seminaristas: Carlos López, Luis Almanza, Omar Bonilla, Juan Sebastián Criollo, Sergio Guerrero, Jovani Peña por la Provincia de Bogotá; Ely Millán, Yonred González, Alexander Hernández por la Viceprovincia de Caracas; y Nolberto Fernández de la Provincia de San Juan. Igualmente, algunos de ellos recibieron los ministerios del lectorado y acolitado como parte de su proceso de formación para el ministerio presbiteral. La celebración se realizó en el Seminario Mayor San Alfonso (Suba – Bogotá) presididad por el Superior Provincial Padre Luis Carlos Jaime Murillo.

Los misioneros que se encuentran en año de experiencia pastoral: Óscar Tarazona, William Bautista, Cristian Aza y Charlie Pérez, renovaron su consagración religiosa en las comunidades donde están realizando su apostolado.

Unidos en la oración pidamos que a ejemplo de san Alfonso y configurados por el Redentor den testimonio solidario del Evangelio en nuestro mundo herido.

CUIDA TU PAREJA

CUIDA TU PAREJA

publicado noviembre 17, 2020

Por: P. José Silvio Botero G., C.Ss.R.

El Pbro. Ricardo Búlmez elaboró este mensaje: “voy a decir algo que con seguridad va a molestar a muchos, pero cuando se los explique los  va a molestar más, y es  que a veces cuidamos más lo seguro que tenemos que lo inseguro. Me explico: yo siempre digo no cuides tanto a tu familia, cuida a tu pareja, y la gente se sorprende. Pero, cómo no voy a cuidar a mi familia !!. Es mi familia. Tu familia no la tienes que cuidar. Tu familia está segura, nunca se pierde.

Ustedes han oído decir a alguien “allí va mi ‘ex hijo’?, allí va mi ’ex padre’?. No. Verdad?. Pero sí han oído mucho decir ‘allí va mi ex–pareja’. Entre los padres, los hijos, los hermanos, los abuelos, los tíos, los primos…, la familia es lo más seguro que se tiene, no hay ‘ex’. Ellos están allí, y por muchos años que duren sin verse, por mucho tiempo que pasen sin escribirse, ellos están allí.

Usted no puede decir ‘aquella señora que va pasando por allí fue mi madre por 25 años’. Su madre está allí, está segura. Pero el amor de pareja es el más débil que existe. En una pareja no hay consanguinidad. Por eso hay que darlo todo para formarse algo. Tener una pareja es como cuidar una flor. Si una flor no se riega se muere y si se riega mucho también. Hay que ser un buen artista para cuidar una flor. Yo no sé cuidar flores, por eso soy cura.

Por eso el amor de padre, de madre, y de hijo es como tener un ‘cuficoriano’; nadie lo riega, pero está allí. Eso que llamamos ‘amor eterno’ se da en papá, en mamá, en un hijo y entre amigos que también puede llegar a ser amor eterno; es decir, un amor sin condición. Pero el amor en una pareja es un amor diario, que tiene que cuidarse todos los días.

Pero vete lejos de tu pareja diez años a ver qué encuentras al regreso. Por eso el amor de pareja es amor de todos los días. Yo no puedo hablar con mis padres cada semana, una vez al mes. Pero si tuviera pareja, la estaría llamando a cada momento. Es que el amor es así. Por eso yo comprendo el amor de aquellas parejas que, por alguna circunstancia del destino tienen un hijo discapacitado. No es que no quieran a los otros hijos; ellos están seguros. De aquel hijo tienen que estar más pendientes porque no se puede valer por sus propios medios, se puede caer, a lo mejor no come solo.

En cambio, los otros están bien, los quieren y saben que están allí. Si tengo una pareja, ese es el amor discapacitado. De ese tengo que estar más pendiente porque necesita más. El amor de los padres es independiente. El amor de pareja es dependiente. Ella depende de mí y yo dependo de ella. Estamos unidos ‘hasta que la muerte nos separe’, pero el amor que nos debemos es como el amor de un hijo discapacitado.

Esto de abandonar el hogar por conseguir una determinada cantidad de dinero, me cuesta entenderlo. Abandonar a una esposa, o ella a su esposo, a sus hijos, por una razón económica?. No es esto invertir la escala de valores?. Qué es más importante: la unidad conyugal y familiar, o la situación económica?. De verdad que siento un enorme pesar por esos esposos, o esposas, o hijos abandonados….

Cómo cuidar la pareja?. Son necesarios muchos recursos: el diálogo franco y cariñoso, la atención esmerada, ternura y servicio; generalmente los varones somos poco atentos en detalles con la mujer, y ella los espera en silencio. Algo que suelo recomendar a las parejas en dificultad es el pensar en un futuro mejor, gracias al buen propósito de uno y de otra.

GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO PARA ANUNCIAR LA ABUNDANTE REDENCIÓN

GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO PARA ANUNCIAR LA ABUNDANTE REDENCIÓN

publicado noviembre 9, 2020

“Para que siempre puedan colaborar de modo más pleno en la realización del misterio de la redención de Cristo, invocarán incansablemente al Espíritu Santo, el cual, dueño de los acontecimientos, pone en los labios la palabra oportuna y abre los corazones” (Const.10)

Hace 288 años, la Congregación del Santísimo Redentor nació como otro Instituto Religioso en la Iglesia. En el transcurso de casi tres siglos, muchas otras obras misioneras han desaparecido, cumpliendo su proyecto, sin embargo, la Congregación continúa su camino a través de la historia con sus ciclos y reveses. ¿Por qué persiste? ¿Por qué ha sobrevivido al período de división? ¿Por qué se continúa reestructurando? ¿Y qué esperar de la Congregación para el futuro? Ciertamente, si ha llegado hasta aquí, es porque hay una fuerza divina que la nutre y la lleva a responder a su carisma. Así, en las entrañas de la Congregación el Espíritu Santo va tejiendo su obra y guiándola por caminos que, ciertamente, a menudo no entendemos.

En la historia de la Salvación, el Espíritu es el que trae la novedad, provoca, renueva la vida, convierte los corazones (Ez 37,1-14; Jo 3,1-15). Es quien opera sobre las realidades de muerte, vivificándolas y nos inspira a cantar un cántico nuevo de alegría y de esperanza a todas las naciones, a través del anuncio de la Palabra y servicio a los pequeños. Es la fuerza amorosa y fructífera de Dios presente en la historia, actuando a través de hombres y mujeres contextualizados que son capaces de captar las sutilezas de su voz. En este sentido, Alfonso la siente desde el contexto herido de su tiempo. Las heridas de los cabreros son trasformadas por el Espíritu en un proyecto redentor y sanador a favor de quienes estaban en un profundo abandono. Alfonso fue audaz y capaz de capturar los movimientos presentes en las entrañas de la historia y percibir el kairós en el reinado de kronos, yendo a la esencia de la profecía y del ministerio de Jesús, sintetizando el espíritu fundacional en el hermoso texto que conocemos bien. “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor” (Lc 4,18s).

Así, la obra misionera pensada por Alfonso es profundamente pneumática, una vez que él la intuye como un proyecto misionero y la une con el mismo Espíritu que envía a Jesús al mundo y lo convierte en el anunciador de la obra redentora del Padre. En este sentido, nuestros santos, bienaventurados y los mártires, cada uno a su manera, eran hermeneutas del Espíritu al permitirse ser provocados por él y, al mismo tiempo, discernir su voz en medio a las diferentes voces del mundo. Hoy este mismo Espíritu se manifiesta en la Congregación en las diferentes comunidades dispersas por todo el mundo. Cada comunidad redentorista es un Cenáculo donde este Espíritu se manifiesta y cada cohermano se convierte en una llama viva enviada a iluminar, con su ardor misionero, aquellos lugares oscuros donde la luz de la redención aún no ha llegado abundantemente. ¡Cada cohermano es un don del Espíritu a Iglesia y a Congregación! Eso hace que podamos hacer la experiencia de Pentecostés y non de la Babel, que es el deseo de uniformización de los carismas…[1]

En nuestras Constituciones y Estatutos la presencia del Espíritu es contemplada varias veces. Es el vivificador del amor del Padre, dueño de los acontecimientos, El da la palabra oportuna y abre los corazones, está presente en el corazón de la comunidad para formarla y sustentarla, conforma los cohermanos con Cristo tiendo sus mismos sentimientos que impulsa la acción apostólica por la variedad de los ministerios. Es guía y nos asocia a la misión de Cristo. Su acción y fuerza nos hace llegar a donación total a través de la profesión como respuesta de amor. Es el vivificador de la comunidad y nos habilita para el servicio de Dios en la Iglesia e al mundo, e impulsa el servicio de animación y liderazgo entre los cohermanos para la búsqueda de la voluntad de Dios. Ayuda a los superiores y los otros congregados observar las Constituciones, los Estatutos y demás leyes de la Congregación para que puedan cumplir la voluntad de Dios y la misión de Cristo. Es él el suscitador de misioneros en la Iglesia y por su manifestación cada cohermano es llamado a tomar parte en el gobierno de la Congregación en favor del bien común. Es él el distribuidor de dones comunes para el apostolado (Cf. 6,10,23,25,47,56,73,74,80,92; Est. 049) y por fin, guiados por él, nos consagramos para seguir de cerca a Cristo, Salvador del mundo.

Este mismo Espíritu guía a la Congregación en este proceso de reestructuración para la misión. Gradualmente, de diferentes maneras y en las diferentes culturas y contextos en los que está presente la Congregación, evoca respuestas renovadoras, motivadoras y carismáticas para responder de una manera siempre nueva a las provocaciones que nos hace el Evangelio. El Espíritu es el gran timonel que guía esta barcaza, impulsada por la energía de cada cohermano que, en diferentes contextos y labor misionera, la hace navegar en los mares de este mundo, para llevar sobre todo a aquellos que están en los márgenes del mundo una palabra de esperanza para sanar sus corazones heridos. El Espíritu no ha abandonado ni abandonará a la Congregación, pero el futuro depende de la apertura de nuestros corazones y mentes para capturar sus provocaciones, leerlas en nuestros contextos históricos y culturales y convertirlos en llamas de fortaleza, ciencia, consejo, sabiduría, comprensión, piedad, temor a Dios para que podamos, como en Pentecostés, hablar en todas las lenguas el lenguaje de la copiosa redención.

Padre Rogério Gomes, C.Ss.R. –  Consejero General

ORDENACIÓN PRESBITERAL NELSON FABIÁN DIMATÉ OCAMPO, C.Ss.R.

ORDENACIÓN PRESBITERAL NELSON FABIÁN DIMATÉ OCAMPO, C.Ss.R.

publicado noviembre 9, 2020

Los Misioneros Redentoristas de Colombia nos alegramos por la Ordenación Presbiteral de Nelson Fabián Dimaté Ocampo. El pasado viernes 6 de noviembre en la Basílica Menor del Señor de los Milagros de Buga, el Padre Nelson Fabián recibió este sacramento de manos de Monseñor Roberto Ospina Leongómez (obispo de Buga). El neopresbitero fue acompañado por un número significativo de redentoristas, familiares y amigos, quienes se acomodaron a los protocolos de bioseguiridad establecidos por el Gobierno y la Conferencia Episcopal.

Igualmente compartimos una breve biografía del P. Nelson Fabián:

Nació el 7 de julio de 1992 en Palmira (Valle). La mayor parte de su vida transcurrió en Pradera (Valle) donde realizó sus estudios de primaria y secundaria. Padres: German Dimaté Gutiérrez y Janeth Ocampo Ospina. Vinculación con la Congregación Redentorista: año Propedéutico, (2011); Postulantado, (2012-2014); Noviciado, (2015). Profesión Temporal 5 de enero de 2016. Juniorado, (2016-2019). Año de experiencia pastoral (2018). Egresado de la Fundación Universitaria San Alfonso. Preparación para la profesión perpetua en Juiz de Fora (Brasil), del 5 de enero al 09 de febrero del presente año. Profesión Perpetua el 28 de febrero y ordenación diaconal el 29 de febrero del presente año.

Cita Bíblica: “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.” (Jn, 15, 13).

El Padre Nelson Fabián celebró su Primera Eucaristía en su parroquia natal Inmaculada Concepción de Pradera (Valle del Cauca). A continuación algunas fotografías cortesía del P.  Orlando González:

288 AÑOS DE TESTIMONIO POR EL REDENTOR

288 AÑOS DE TESTIMONIO POR EL REDENTOR

publicado noviembre 9, 2020

En Scala, Italia, el 9 de noviembre de 288 años atrás, San Alfonso de Ligorio fundó la Congregación Redentorista. Su propósito es “seguir el ejemplo de Jesucristo, el Redentor, predicando la palabra de Dios a los pobres, como él declaró de sí mismo: “Me envió a predicar la Buena Nueva a los pobres”. (Constitución 1).

A partir de 2014 la celebración anual del día de la fundación está vinculada a la Jornada de Promoción de la Vocación Misionera Redentorista, que se celebra el domingo siguiente al 9 de noviembre. Para marcar ambas ocasiones, el Padre General Michael Brehl se ha dirigido a la familia redentorista, señalando la importancia de la intuición pastoral de San Alfonso para el mundo herido en el que vivimos:

Más que nunca, nuestro carisma está vivo y desafiado a responder con esperanza y compasión. Religiosos y laicos, juntos estamos llamados a dar testimonio del Redentor a través de nuestra cercanía a las personas en cada situación. Somos fieles a este carisma mientras descubrimos nuevas formas creativas de proclamar la abundante redención a todos.

Fuente: Scala News