Autor: redentoadmin

SAN ALFONSO Y EL MISTERIO DE LA NAVIDAD

SAN ALFONSO Y EL MISTERIO DE LA NAVIDAD

publicado diciembre 13, 2019

Pintura: San Alfonso, cantante del Misterio de Cristo: Encarnación, Pasión y Eucaristía. Monasterio de Pagani.

 

 

San Alfonso considera el amor de Jesús y su obra salvadora en tres acontecimientos: la Encarnación, la Pasión, la Eucaristía. La Encarnación, en particular, estuvo constantemente presente en las reflexiones alfonsianas, expuestas en escritos, meditaciones, oraciones, canciones. La piedad, la confianza y la ternura hacia el Verbo Encarnado, hacia el Niño de Belén, predominan en ellos.

 

Para Alfonso, el amor de Dios se manifiesta no solo en el hecho de la Encarnación, sino también en la forma en que se expresa en una variedad de aspectos, que resaltan el contraste entre “el ser de Dios y el ser del hombre”, en línea a lo anterior escribe en la “Novena de Navidad”: «Jesús creció pequeño. Él ha escondido la naturaleza divina para no oprimirnos con majestad, darnos confianza y hacernos accesibles a todos. Dios como Señor se convirtió en un siervo para hacernos vencer la esclavitud del pecado y la ley y darnos la libertad de los hijos de Dios». Es sorprendente notar cómo la exaltación del hombre corresponde al anonadamiento de Dios, en un ritmo incesante de dar y recibir.

 

Y San Alfonso continúa desarrollando, en este movimiento de descenso y ascenso, los diversos aspectos de la Encarnación con una gran cantidad de textos extraídos de la tradición de su época, que profundiza con la reflexión personal y la participación viva. Él escribe: «Jesús se convirtió en un niño inocente». Aquí está el aspecto redentor de la Encarnación, en el que él, desde su nacimiento hasta su pasión, asumió sobre sí los pecados del mundo.

 

Además, la pobreza de Jesús, es uno de los aspectos que más marcó a Alfonso en la contemplación del pesebre, quizás porque en este punto se siente más en sintonía con él: Alfonso, como Jesús, como rico se hizo pobre, dejando todo para seguirlo y sentirse cerca de la gente pobre. Sin embargo, se da cuenta de que su pobreza es muy pequeña en comparación con la de Jesús. Con la Encarnación, en cierto sentido, Dios ha expropiado su naturaleza: “Se desnudó para entregarse por completo”. Y Alfonso escribe: “De lo suyo, se convirtió en nuestro”.

 

En definitiva, San Alfonso hace uso de todos los medios literarios para expresar sus sentimientos de fe y amor, de arrepentimiento y de humildad, de gratitud y asombro, que surgen en él y que deben motivar a cada cristiano en Navidad, para el misterio supremo de un Dios que se hace hombre, para que el ser humano se convierta en Dios, de un Dios que se hace humano para salvar a toda la humanidad.

 

Tomado de Vicenzo Ricci – S. Alfonso e il mistero del Natale.

ADVIENTO Y NAVIDAD CON SAN ALFONSO

ADVIENTO Y NAVIDAD CON SAN ALFONSO

publicado diciembre 11, 2019

San Alfonso María de Liguori, fue sin duda un amante de Jesucristo: en la eucaristía, en la cruz, en la resurrección y en la encarnación. Sus escritos, predicaciones e incluso canciones evidencian dicha espiritualidad. En sus obras “Meditaciones de Adviento” y la “Novena de Navidad” escritas entre 1758 a 1759, Alfonso reflexiona: ¿Cómo podría Dios amarnos tanto que enviaría a su Hijo unigénito a nuestro mundo como un niño?

 

Para san Alfonso, el adviento es una etapa fundamental que prepara a los fieles al nacimiento del Redentor; además, en las “Meditaciones de Adviento” compara el embarazo de la Virgen este tiempo litúrgico: “María se preparó nueve meses para recibir al Salvador del mundo. Pero hay pocos que piensan en preparar sus corazones, para que el niño Jesús pueda nacer en ellos. No obstante, entre esos pocos, se nos consideraría dignos de arder con esa llama feliz que da satisfacción a las almas en esta tierra y la dicha en el cielo”.

 

Por otra parte, Alfonso motivó desde la música a glorificar la Natividad del Señor, ejemplo de ello son los villancicos “Desciendes de la altura” (Tu scendi dalle Stelle) y “Quanno nascette ninno” (Cuando nasciste niño) compuestos en 1754, canciones muy populares en Italia. Este método de catequesis y evangelización a través de la canción fue especialmente efectivo entre los más pobres y alejados espiritualmente. Con relación a lo anterior, el famoso compositor Giuseppe Verdi (1813 – 1901) comentó una vez: “Sin esta canción de san Alfonso, la Navidad no sería Navidad”.

 

Alfonso se maravilló de la entrada de Dios como un bebé, nacido en medio de un establo de animales. Además, en sus escritos expone la paradoja del amor de Dios a través de su Hijo y del rechazo de la humanidad desde su nacimiento al proyecto de salvación. Sin embargo, estaba convencido de que cualquiera que mirara una escena de la Natividad y observara el rostro del Niño Jesús vería el amor encarnado, llegaría a conocer y amar a Dios.

 

Finalmente, la vida de San Alfonso María de Liguori podría resumirse como un de “Adviento” esperando. Nunca trató de adelantarse a la voluntad de Dios, depositó su esperanza y confianza en el Redentor. El creía, que el nacimiento de Jesús se daba nuevamente en la tierra, cuando cada creyente lo recibía en su corazón, a través de la oración y la Eucaristía.

 

 

Tomado de Maurice J. Nutt, C.Ss.R. – “Advent and Christmas wisdom from Saint Alphonsus Liguori”.

GASPAR STANGGASSINGER, LA SENCILLEZ DE LA SANTIDAD

GASPAR STANGGASSINGER, LA SENCILLEZ DE LA SANTIDAD

publicado octubre 8, 2019

Por: P. Andrés Mauricio Ávila Bonilla, C.Ss.R.
Director Seminario Menor Beato Gaspar Stangassinger
Manizales, Caldas

«… ser santo es tener una intuición especial y sobre todo tener como importante las verdades eternas y sencillas de siempre: Encarnación, Redención y Santísima Eucaristía…”. Beato Gaspar S.

Hablar del Beato Gaspar en un contexto más Redentorista sin duda nos lleva a pesar automáticamente en la formación, ya que su principal y mayor entrega fue la obra del Seminario Menor Redentorista.
Vale la pena recordar quien era este Beato, nacido en Alemania el 12 de enero de 1871, el segundo en una familia de 16 hijos, quien luego del bachillerato ingresa al seminario diocesano y después de conocer los Redentoristas ingresa al noviciado y hace su profesión religiosa; el 16 de junio de 1895 es ordenado sacerdote y tenía el firme deseo de ir a realizar más intensamente la misión en Brasil, pero es destinado al seminario menor, donde viviría apasionadamente sus cuatro años de sacerdocio al servicio de los adolescentes que se preparan para seguir a cristo, a quienes contagia con su amor a Dios, quien lo llama a su presencia antes de cumplir los 29 años el 26 de septiembre de 1899, dejando como grato recuerdo su amabilidad, el gusto por el alpinismo, su espíritu de servicio, su amor por Jesucristo y su tierna devoción mariana.
Sin duda Gaspar nos encarna la constitución 55 de nuestra vida apostólica, donde nos recuerda que por la profesión religiosa todos somos auténticos misioneros sin importar en que ámbito vivamos el dinamismo apostólico, pues en el ser formador de misioneros encontró su realización y el alcanzo su santidad.
La sencillez vida del Beato Gaspar Stanggassinger, es ejemplo viviente para cuantos han optado por el seguimiento de Cristo Redentor. Supo hacer de su vida, en humildad y entrega constante, una ofrenda alegre, y una continuación de la Redención de Cristo.
Además podemos agregar, que supo entender lo que se necesita para ser santo, que no consiste en grandes hazañas sino en hacer extraordinaria esa vida cotidiana, pues este hombre que nos puede parecer uno más de quienes se entregan al Señor, con su intensidad espiritual y apostólica, más que parecer un santo de proezas inalcanzables, es un modelo digno de imitación en la santidad conseguida desde la entrega sin límites en la disponibilidad para realizar la voluntad de Dios en el lugar donde nos encontremos.
Dios, tu que concediste al Beato Gaspar la corona de la gloria eterna, inspira también en nosotros la firme esperanza, que en el camino de la fidelidad a ti, para podamos alcanzar la sencillez de vida, una entrega alegre y un amor sin límites a Jesús eucaristía y a su madre santísima, Amén.

Preparándonos para el VII Encuentro de Delegados de la Pastoral Juvenil  Redentorista

Preparándonos para el VII Encuentro de Delegados de la Pastoral Juvenil Redentorista

publicado octubre 8, 2019

La comisión de pastoral juvenil de la Provincia, agradece el trabajo pastoral que se realiza con los jóvenes, y hace partícipe del VII Encuentro de Delegados de la PJVR, que se realizará del 11 al 14 de octubre en Piedecuesta, Santander. Se contará con la presencia de los jóvenes que hacen parte de la pastoral de nuestras obras, especialmente los líderes. La temática del encuentro será “El liderazgo del joven redentorista”, una mirada desde el compromiso cristiano. Será dirigida por la comisión de encuentros de la PJVR y el secretariado de formación. Siguiendo el propósito de nuestro directorio, el encuentro tiene por objetivo brindar un espacio de formación humana, espiritual, redentorista y pastoral, especialmente desde, con y para los jóvenes.