Apostolado Basílica Señor de los Milagros

Desde 1884 los Misioneros Redentoristas han sido los apóstoles del Señor de los Milagros de Buga. Su devoción nos recuerda a Cristo muerto en la cruz por nuestro amor. Enfermos y peregrinos acuden a la Basílica de Buga para pedir su intercesión. De esta manera el Santuario:

  • Nos recuerda la presencia de Dios en nuestra vida.

  • Nos recuerda que Dios viene a nuestro encuentro. Cristo vino al encuentro de la Indiecita en el río Guadalajara.

  • Cristo, en este santuario nos invita a darle prioridad al ser humano. Más vale la libertad de un hombre que la posesión de una imagen.

  • En este santuario, el peregrino siente que Dios la llama a la conversión. Muchos peregrinos, para vivir esta experiencia de fe, celebran el sacramento de la reconciliación.

  • En este santuario el peregrino siente fortalecer su fe y vive su fe comunitariamente.

“Desde el santuario, Jesucristo continúa multiplicando los milagros (como en la primera etapa de la proclamación del reino) e invitando a los peregrinos a no quedarse en el milagro, sino avanzar hacia el compromiso con la comunidad, con la iglesia y con la misión”.