Prioridades misioneras

Se refieren a aquellos a los cuales somos enviados, a los destinatarios 
preferenciales de nuestra misión, los más abandonados y pobres. Siguiendo 
nuestras Constituciones y Estatutos Generales, en América Latina y el Caribe, 
reconocemos a estos como nuestros interlocutores  destinatarios:    
Pobres de las periferias urbanas, rurales y existenciales; 
Jóvenes en sus diversos contextos;  
Mujeres en situación de violencia, discriminación, marginación, abuso y 
violación de sus derechos; 
Migrantes (trashumantes, inmigrantes, y emigrantes), personas y grupos en 
situaciones críticas y masivas de movilidad humana; 
Víctimas de trata de personas y de la esclavitud (Niños, jóvenes, mujeres y 
hombres adultos);  
Familias en situación de precariedad, división y amenaza de desintegración; 
Ancianos abandonados; 
Campesinos; 
Pueblos y culturas indígenas;  
Afrodescendientes en situación de pobreza y marginación.